http___edusotic.worpress.com(1)

¿Qué hago ahora? Es una pregunta a la que se seguramente se están enfrentando muchas personas recién graduadas. Los nuevos educadores y educadoras sociales ven como ha acabado una etapa e, inevitablemente, debe comenzar una nueva.

En este post vamos a intentar responder a esta pregunta, con algunas de las opciones que ahora mismo tienen a su alcance. Elijas la opción que elijas, es conveniente que primero realices un análisis de tu situación, tus posibilidades, tus intereses y necesidades. Sólo así, podrás tomar la mejor de las posibles opciones.

Opción 1. Continuar estudiando

Bien por sea por seguir aprendiendo y aumentar su formación, o bien ante el panorama de desempleo al que nos enfrentamos, muchas personas deciden continuar estudiando cuando acaban su carrera universitaria.

La oferta formativa de que disponemos es muy amplia. La educación social abarca muchos ámbitos y especializarse en alguno de ellos puede ser una buena idea para una futura incorporación al mundo del trabajo.

Si esta es nuestra elección, es muy conveniente que analicemos las opciones disponibles concienzudamente hasta dar con aquella que más nos convenga. Nunca debemos olvidar esa tendencia que tenemos los y las pofesionales de caer en la titulitis.

Quienes optan por seguir formándose muy frecuentemente suelen elegir otro grado que complemente a nuestra formación (Trabajo Social, Pedagogía, Psicología..), algún Máster para especializarnos en un ámbito concreto o incluso ciclos de Formación Profesional con los que obtener una visión más práctica.

Lo más importante a la hora de elegir nuestra formación es tener claro nuestro objetivo. ¿Qué queremos lograr? Y, ¿para qué queremos estudiar esto?

Por ejemplo, no elegiremos el mismo máster si nuestra intención en un futuro es realizar un doctorado o trabajar como profesionales en un sector concreto. En el primer caso nos interesará más una formación con mucha carga en investigación e inevitablemente deberá ser un título oficial. En el segundo caso, probablemente busquemos formación muy especializada en un tema concreto y, preferiblemente, que incluya prácticas en el entorno laboral.

Opción 2. Buscar un hueco en el mercado laboral

La segunda opción, y problamente la más deseada, es comenzar a trabajar en la profesión que has elegido. Dada la actual situación de crisis, recortes, elevado desempleo juvenil y precariedad laboral en el sector, puede ser un camino largo y con constantes altibajos.

Las dos principales opciones con que cuentas son el empleo privado y el público. Respecto al primero, es conveniente que realices un listado de entidades y empresas del ámbito social en tu entorno para enviar el curriculum y sigas con atención a las posibles vacantes que puedan surgir.

Sobre empleo público, las ofertas para trabajar en la administración se publican en los boletines oficiales (del Estado, Comunidad Autónoma o provincia, según el caso). Puedes revisar los de tu entorno para estar al día.

Colegiarse en el Colegio de Educación Social de tu comunidad es muy buena forma de enterarse de las últimas ofertas, ya que la mayoría de ellos envían boletines a sus miembros.

Desde Edusotic ya realizamos una serie de post sobre la búsqueda de empleo en educación social que pueden ayudarte en esta tarea si estás comenzando:

Si eres menor de 30 años, te interesa también inscribirte en la Garantía Juvenil, ya que algunas entidades sociales están contrando a jóvenes inscritos en este programa, y además podrás obtener otros beneficios como formación gratuita.

Opción 3. Otras posibilidades

Además de trabajar y estudiar existen otras posibilidades, aquí comentaremos algunas de ellas que pueden interesarte.

Voluntariado

Es una opción a valorar por los y las educadores sociales. Las opiniones acerca del mismo son diversas. Si te intersa, puedes hacerlo en entidades cercanas o irte fuera. Una posibilidad es el Servicio de Voluntariado Europeo (SVE), donde realizarás labores en otro país recibiendo una pequeña cantidad económica y conociendo otra cultura.

Au Pair

Es otra manera de conocer un nuevo país, practicar un idioma y adquirir algo de experiencia. Un au pair de una persona que vive con una familia cuidando a los niños a cambio de una pequeña remuneración y alojamiento. Si optas por ello, infórmate bien antes de salir y realiza los trámites necesarios con una agencia de confianza  para evitar problemas.

Las familias generalmente prefieren mujeres para este trabajo, y tener una titulación en educación suele ser un punto a favor.

Becas y prácticas

Cada vez son más las entidades y empresas que ofertan becas y prácticas también en el ámbito de lo social. Es una opción para adquirir experiencia que puede interesarte. Los servicios de orientación de las universidades, a menudo, gestionan algunas becas de este tipo.

Autoempleo

También puedes establecerte como trabajador autónomo o trabajadora autónoma, crear una empresa en solitario o con algunos compañeros y compañeras de clase, etc. No es lo más frecuente, pero es una opción a explorar si te interesa el mundo del emprendimiento.

suscripcion

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.