¿Qué es un educador o educadora social? ¿ A qué se dedica? Pero, ¿y eso cómo es? ¿Algo así como un maestro? Entonces… ¿qué hacéis en vuestro trabajo? Pero, eres como un trabajador social, ¿no? ¿ Y para qué sirve? Creo que quienes estudiamos o nos dedicamos a esto de la Educación social hemos recibido estas preguntas y otras similares millones de veces. Familiares, amigos, antiguos compañeros de clase en el colegio…. Todos preguntan.

La respuesta a estas preguntas resulta muy complicada, explicar a que nos dedicamos es muy difícil. La educación no formal, puedes decir. Y, ¿qué es eso? – es la siguiente pregunta-. Bueno, la educación fuera de los colegios, en asociaciones, la animación, centros de menores… Claro que también podemos estar en la educación formal, así que ahí nos dejamos un campo.

Vamos por colectivos entonces. Trabajamos con ancianos y con jóvenes, pero también con adultos y con niños. Además de con población en situación de riesgo y con población normalizada. Así tampoco llegamos a nada.

Y así podemos abrir miles de interrogantes cuyas respuestas desembocan inevitablemente en más preguntas. Aún nos queda mucho por hacer definiéndonos a nosotros mismos y, sobre todo, dándonos a conocer a la sociedad y haciéndonos visibles. Son pasos que debemos dar para que se nos reconozca laboral y socialmente.