Como no podía ser de otra manera en 2011 bajará el presupuesto en educación, ni más ni menos que en 1.800 millones. Parte de este descenso se debe al recorte de un 5% en el salario de los profesores, pero no todo. Los responsables, en parte el Ministerio y en parte las Comunidades Autónomas, de ahí las diferencias que se dan entre unas y otras.

En Castilla y León, Madrid, Navarra y el País Vasco los recortes practicados en educación superan la media de recortes aplicados en general dentro de la comunidad. En otras autonomías, estas rebajas han sido inferiores a la media.

Todos entendemos la educación como un factor clave y una de las piezas esenciales para poder salir de esta crisis, pero cuando toca reducir siempre es una de las áreas más perjudicadas. Según informa la noticia, este descenso presupuestario influirá en muchos aspectos organizativos ya que se limitarán los desdobles, la atención a la diversidad y aumentarán el número de alumnos por profesores. Aspectos, todos ellos, que muy probablemente influirán en la calidad de la educación y en la igualdad de oportunidades para todo el alumnado, con especial dureza en aquellos que presentan necesidades educativas especiales.

Otro campo a explorar, como educadores, es el de los servicios sociales. Más complicado de analizar ya que los presupuestos recaen en gran medida en las partidas municipales y resulta difícil aunar datos. Sin embargo son muchas las noticias que podemos ver en la prensa y en nuestra propia localidad que también indican un descenso de la inversión en esta área clave.

Imagen de Forges vista en Auladefilosofia.net