Leía ayer en la prensa una noticia preocupante. El 10% de los nuevos ingresados en prisión el pasado año son maltratadores. Los datos son muy alarmantes: a las cifras ya conocidas de 71 mujeres muertas en 2010 se une la de 1050 maltratadores encarcelados a lo largo del año. Número que aumenta mucho las del año anterior, ya que en 2009  fueron menos de 4.000 quienes ingresaron por esta condena.

En la noticia no concretan edades pero creo que analizar este dato sería muy interesante. Se han dado a conocer estudios que apuntan que los maltratadores muestran estas conductas machistas y agresivas cada vez más pronto. Está claro que algo se está haciendo mal a nivel educativo, a nivel social e incluso a nivel familiar. Declaraciones como las realizadas recientemente por miembros de la Iglesia Católica asociando la violencia de género con lo que ellos llaman parejas inestables no contribuyen a dar a este tema la importancia que se merece.

La realidad es que la violencia machista acaba con la vida de muchas mujeres cada año y todos debemos hacer algo para acabar con ello. Creo que en nuestra labor educativa nos toca poner nuestro granito de arena.